ETAPA 1 - DÍAS 9 Y 10

a89cbfc0-3083-4aae-a425-c5e46da2fd99.JPG

Al despertarse en Casarabonela, Adrián y Andrea salieron hacia Ardales, El chorro, tomando una antigua senda romana, las cuales son de siete kilómetros, por el monte de Alcaparaín.

Durante el camino, por la aldea de Turón, la gente les ofreció algo de comida cuando iban a mitad de camino hacia El Chorro, y pudieron reponer fuerzas.

Han de decir que estuvieron a punto de no poder resistir la tentación cuando aún les faltaban siete kilómetros, y una señora se ofreció a llevarlos hasta el Camping de El Chorro, pero nuestros peregrinos cumplen su palabra, así que siguieron caminando.

Al llegar al Camping Ardales, los recibieron con los brazos abiertos, y les dieron cobijo, un sitio para poder descansar después de más de treinta kilómetros con veinte kilos a la espalda.

También recibieron la visita del padre de Adrián, que llegó cargado de víveres, y les ayudó a recargar energía.

El chorro es increíble, un pantano perteneciente al municipio de Ardales con un entorno precioso. Fue una suerte poder descansar aquí. ¡Os enseñamos más sobre el Caminito del Rey en el próximo post!

8d6483c1-d1e8-451c-a9aa-b5b0c3926069.JPG


Un camino por descubrir