ETAPA 2 - DÍAS 17 Y 18

9dc689d9-a341-4884-8f23-391e63070129.JPG

Durante el camino a Porcuna, Adrián y Andrea tuvieron escasez de agua, y bajo el sol y con tantos kilómetros recorridos, esto se había convertido en un problema, y fue entonces cuando conocieron por la ruta a un chico, Jose, que no dudo en ayudarlos.

00501382-d14b-4b99-931d-ab77c98ef765.JPG

Por suerte Jose, fue con su moto a buscarles una botella de agua, y se involucró aún más y les ayudó a conseguir techo para esa noche, a mitad del camino, en un cortijo en el que el dueño a pesar de que no se encontraba ahí, y solo estaban sus trabajadores, no dudó en aceptar, y además a la mañana siguiente se acercó a conocerlos, a escuchar su historia de primera mano, y a darles de probar uno de los aceites de oliva más ricos de Jaén.

Al llegar a Porcuna, Adrián se reencontró con su tía Mari y sus hijas, las que lo había cuidado cuando el tan solo tenía dos meses de vida, y que no había vuelto a ver en 28 años, prácticamente no se conocían.

2d255cf7-193a-415c-8ffd-0d994618b6b4.JPG

Aunque la familia, es la familia, y nada mas verse fue como si no hubiera pasado el tiempo.

Disfrutaron del reencuentro, de contarse todo lo que habían vivido en todos estos años, y conocieron Porcuna, un precioso pueblo de Jaén.

3977ff82-e164-4ab4-875c-9bee7b9b39f1.JPG

Han sido unos días muy especiales para Adrián y Andrea, y ahora con más fuerza, salen hacia Montoro, “La bella escondida” por que quien pasa por la autovía del sur ni la ve ni se la imagina. Solo al salirse de la A-4 y bajar hacia el Guadalquivir se descubre esta montaña de casas blancas que el río rodea casi por completo.

Durante los próximos días conocerán no solo en el pueblo, si no que se adentrarán en el inmenso Parque Natural de Cardeña y Montoro, y nos enseñarán toda la fauna y flora que vayan encontrando por el camino. ¡Os enseñamos más en el próximo post!

fd7e18b4-632c-4cfc-a370-615f5cfec806.JPG


Un camino por descubrir