ETAPA 5 - DÍAS 37, 38, 39 Y 40

e5cd5f6a-488b-4705-be33-0ce30a1c99dd.JPG

Al reecontrarse y reconciliarse, después de su noche por separado, pusieron rumbo a Talavera de la Reina donde llegaron, muy cansandos a las dos de la mañana, y Diego, de la casa del peregrino, los acogió en el albergue sin problema.

Al día siguiente se presentaron en el ayuntamiento, donde los recibieron maravillosamente, y se interesaron por su historia.

Hay que tener en cuenta que ha sido el municipio más grande por el que han pasado por el momento, ya que tiene más de 80.000 habitantes, lo que les hizo pensar que sería un poco más frío, por lo cual hicieron el experimento de pedir a los talaveranos algo de alimento y contarles el proyecto, lo que les dio unas sensaciones, en ocasiones diferentes a las que habían tenido en pueblos más pequeños, y las que veréis en nuestro canal de YouTube próximamente.

6e92c5e9-5533-4378-85fe-dc2d88a8d333.JPG

Talavera de la Reina es conocida como la ciudad de la cerámica, tiene pedazos de arte por cada rincón, y se trata además de un arte centenario, que además de algo bonito de ver, es un libro abierto de la historia de nuestro país, ha ido evolucionando con las diferentes culturas que han pasado por Talavera, desde la romana, árabe, y de los reinos cristianos hasta nuestros días, todo un espectáculo que merece la pena venir a disfrutar personalmente.

Al salir de Talavera, pasaron por el precioso embalse de la Portiña, perteneciente a Toledo, y después de cruzar unos cuantos cotos, llegaron a la Atalaya de Segurilla, una construcción islámica de principios del siglo X.

Cuando se acercaba el ocaso y la hora de buscar un cobijo donde resguardarse, conocieron a Miguel Ángel, que les ofreció dormir en un edifico en obra, donde pudieron dormir y levantarse secos.

e2e7c1ea-76b1-4b9b-82e9-d124b7da7368.JPG

Al día siguiente disfrutaron como niños de la vegetación del camino, y de sus animales, aunque también fue un día muy incómodo por la fuerte lluvia durante la primera parte del día, aunque al llegar a Montesclaros les recibieron muy bien y pudieron secarse para seguir el camino y una vez que salió el sol siguieron hacia Ramacastañas, donde sus habitantes también se interesaron en el proyecto y con la ayuda del Párroco pudieron darles cobijo.

71f97e6e-fd1a-400c-9297-bdc8b582120b.JPG

Toda esta parte interior de la Península que no habían tenido el placer de conocer tan de cerca les está sorprendiendo cada día. Es una pena que desconozcamos todo el patrimonio que tienen, queremos darles voz y animaros a practicar el turismo rural, nuestro país es rico en cultura, en sabores y en tradiciones que están más cerca de nuestras casas de lo que pensamos.

fd94ce69-3fe0-489f-bc18-66fd633a0a88.JPG
Camila Bruno