PRIMERA ETAPA - DÍA 2 Y 3

8a3af587-f892-4e13-9d46-d637b022073d.JPG

Cuando los aventureros, Andrea y Pelayo, dormían profundamente, ya que la noche anterior la lluvia no les había dejado dormir, sus amigos y hermanos los sorprendieron, al menos, para compensar el susto les llevaron unas buenas lentejas.

Amanecieron en su refugio y a pesar de que el mal tiempo persistía, como bien dice Pelayo El movimiento es vida” , por tanto salieron hacia Pico Torrecilla, aunque fue imposible que llegasen al punto más alto, por la niebla y lluvias, encontraron en los bajos una cueva perfecta para refugiarse y pasar la noche.


Estuvimos muy preocupados, por que no supimos nada de ellos durante casi dos días, y tenemos la norma de que si estamos más de dos días sin comunicarnos, tenemos que salir a buscarlos… ¡¡Y estuvimos a punto!!

Por suerte, nuestros aventureros intrépidos aprenden rápido y mientras nosotros nos preocupábamos, ellos disfrutaban de un buen cocido Lebaniego, cortesía del padre de Pelayo, en una preciosa cueva, al calor de un fuego y bajo las estrellas.

Al amanecer, por suerte el clima empezó a acompañarlos, y los chicos pudieron poner rumbo al próximo destino: Tolox, y comunicarse con nosotros.

Os contamos más de lo bien que los han tratado y las historias que les han sucedido en el pueblo de Tolox, en el próximo Post.


¡QUE VIVAN LOS PUEBLOS ESPAÑOLES!


Y recuerda que puedes aportar tu grano de arena y así ayudar a los Parques Naturales españoles a través de nuestra campaña en GoFundMe:


Un camino por descubrir