LIEBANA

 
 

Liébana (o La Liébana) es una comarca histórica de Cantabria (España), una de las mejor definidas de la comunidad autónoma. Tiene una extensión de unos 570 kilómetros cuadrados y se localiza en el suroeste de Cantabria, en el corazón de los Picos de Europa, lindando con las provincias de Asturias, León y Palencia.

Municipios que la componen

• Cabezón de Liébana: de un tamaño medio, residen en él unas 600 personas.

• Camaleño: es el municipio más grande de la comarca y cuenta con unos 1000 habitantes.

• Cillorigo de Liébana: municipio que da acceso a la comarca. Su cercanía con Potes lo hace acoger a unos 1300 habitantes.

• Pesaguero: es uno de los municipios más alejados y despoblados de la comarca y solo tiene 300 habitantes.

• Potes: es el único núcleo urbano de la comarca y ejerce como capital. Tiene unos 1400 habitantes.

• Tresviso: con tan solo 70 habitantes, aunque forma parte de esta comarca, está aislado del resto de municipios.

•Vega de Liébana: municipio de considerable extensión, viven en él unas 800 personas.

liebana.jpg

La comarca está enclavada en los Picos de Europa, su orografía a modo de gran hoya entre murallones de piedra caliza ha hecho de ella la mejor definida de Cantabria. De difícil acceso, se trata de una comarca rural cuya capital se sitúa en Potes. Está bastante aislada del resto de Cantabria y curiosamente su principal acceso se realiza a través de Asturias (por la carretera N-621 y el desfiladero de la Hermida).

Es tal la riqueza natural de Liébana que está incluida en diversas formas de protección. La más conocida es el Parque Nacional de los Picos de Europa que abarca territorios de los municipios de Camaleño, Cillorigo y Tresviso. Pero existen otras. Liébana en su conjunto está considerado como "Lugar de Importancia Comunitaria" (L.I.C.). También el río Deva es considerado como "Lugar de Importancia Comunitaria". Además, están las ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) Liébana, ZEPA Desfiladero de la Hermida y ZEPA Sierra de Peña Sagra. Veamos someramente cada una de estas figuras de protección.

Liébana tiene en el Parque Nacional de Picos de Europa la culminación de su accidentada y bella orografía, con cimas superiores a los 2.600 metros, y distando sólo 25 Km. en línea recta a la costa del Cantábrico.

Destaca su relieve escarpado, con desniveles superiores a los 2.000 metros, Potes está a menos de 300 metros.

VISTA DE SANO TORIBIO.jpg

POTES

Vistas desde santo Toribio

 

Cultura y peregrinación

El patrimonio histórico-artístico cuenta con elementos de gran interés, como la iglesia mozárabe de Lebeña, del siglo X, y el monasterio románico de Piasca, correspondiente al siglo XI. En el monasterio de Santo Toribio de Liébana se encuentra la reliquia del Lignum Crucis, el fragmento de mayor tamaño que se conserva de la Cruz de Jesucristo. El monasterio fue fundado sobre el monte Viorna en el siglo VI, aunque la actual iglesia corresponde al Siglo XIII. En este lugar, en el siglo VIII, vivió y escribió su obra Beato de Liébana, autor de los "Comentarios al Apocalipsis", importante muestra del pensamiento medieval, y una auténtica joya artística por sus ilustraciones policromas. Santo Toribio es, junto con Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela, uno de los cuatro lugares santos de peregrinación cristiana.

Santo Toribio del Liébana,.JPG
Santo Toribio del Liébana.JPG

Lignum Crucis, un tesoro bien guardado

santotoribiokruz.jpeg

La reliquia más grande considerada del “Lignum Crucis” de Cristo se conserva en El Monasterio de Sto. Toribio en Liébana, Cantabria (España)

Hay narraciones acerca de trozos de la cruz desde fines del siglo IV, cuando se comenzó la repartición de fragmentos de ella. Las de las iglesias eran conservadas en cajas llamadas “estaurotecas” que tenían forma de cruz y tenían al centro un vano para colocar la reliquia. Sobre el vano se solía poner una piedra preciosa que impedía el contacto visual con el trozo de madera. Desde el siglo VI las estaurotecas colocan un cristal en vez de la piedra.

Las más famosas estaurotecas son: la de Limbourg (datada en el siglo X), la de la Catedral de Cosenza y de la Catedral de Nápoles (siglo XII). También tiene renombre la de la Catedral de Génova (siglo XIII).

La reliquia más grande conservada se encuentra en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria, España.2 La tradición la relaciona con el origen del monasterio, pero lo más verosímil es que fuese traída al mismo tiempo que los restos de Santo Toribio de Astorga, alrededor del siglo VIII. Según el P. Sandoval, cronista de la orden benedictina, esta reliquia corresponde al "brazo izquierdo de la Santa Cruz, que Santa Elena (madre del emperador Constantino, en el siglo IV) dejó en Jerusalén cuando descubrió las cruces de Cristo y los ladrones. Está cerrada y puesta en modo de Cruz, quedando entero el agujero sagrado donde clavaron la mano de Cristo". La madera se encuentra, pues, dentro de un relicario en forma de cruz de plata dorada, con cabos flordelisados, de tradición gótica, realizada en un taller vallisoletano en 1679. Las medidas del leño santo son de 635 mm. el palo vertical y 393 mm. el travesaño, con un grosor de 40 mm., siendo así la reliquia más grande conservada de la cruz de Cristo, por delante de la que se custodia en San Pedro del Vaticano. Un análisis científico de la madera de este trozo determinó que la especie botánica de la madera es Cupressus sempervirens L. (ciprés), tratándose de una madera extraordinariamente vieja, con lo que no excluye la posibilidad de que dicha madera pueda alcanzar una edad superior al periodo de tiempo correspondiente a la era común. El mismo estudio especifica que Palestina se sitúa dentro del área geográfica de Cupressus sempervirens

Beato

Beato de Liébana (Ducado de Cantabria; 701-Liébana, c. 798), también llamado san Beato, fue un monje mozárabe del monasterio de San Martín de Turieno (actualmente monasterio de Santo Toribio de Liébana), en la comarca de Liébana (Cantabria, España), en las estribaciones de los Picos de Europa. Su obra más conocida es el Comentario al Apocalipsis de San Juan (Commentarium in Apocalypsin), de gran difusión durante la Alta Edad Media, debido a su trabajo en el campo de la teología, política y geografía.

Algunas fuentes no del todo fiables aseguran que el Beato se retiraría posteriormente al monasterio de Valcavado en Palencia, donde sería nombrado abad —según Alcuino de York— y finalmente encontraría la muerte.[cita requerida]

En Cantabria, así como en Asturias, sienten una gran devoción por esta figura. Inscrito en el santoral católico, su festividad se celebra el 19 de febrero.

Del desarrollo religioso y cultural de nuestro monasterio nos da idea la figura de Beato, monje que vivió a mediados del siglo VIII, que en el año 776, (segunda versión en el 784) escribió el libro titulado "Comentario al Apocalipsis", para explicar el hermético texto de San Juan. Para su redacción nuestro monje se basó en otros libros de Santos Padres orientales y romanos, lo que nos indica la gran biblioteca que debía poseer el cenobio lebaniego.

En su tiempo Beato alcanzó gran fama por su intervención -junto con su compañero Eterio- en la controversia "adopcionista", defendiendo la ortodoxia católica frente a la herejía que afirmaba que Cristo era solamente hijo "adoptivo" de Dios. En el proceso se vio implicado el propio emperador Carlomagno, que convocó un Concilio en Ratisbona, en el cual se ratificaron las posturas de nuestro monje frente a los herejes.

Compuso así mismo el himno "O Dei Verbum", para la festividad de Santiago en la liturgia mozárabe, cuya alabanza del apóstol supuso el inicio del culto a Santiago como patrón de España y propició el descubrimiento del sepulcro de Santiago.

Pero Beato, además de su proyección histórica -pues fue consejero del rey asturiano Silo y confesor de la reina Adosinda- ha pasado a la Historia del Arte porque en su libro, junto a sus textos, comenzaron a incluirse ilustraciones y miniaturas que con el tiempo han tomado el nombre del autor del "Comentario", del que han llegado hasta nosotros 24 códices ilustrados, cuya temática y técnica fueron fundamentales para la evolución de la pintura y escultura mozárabe y románica.